Opinión

Voluntad y Derecho: Corrientes represores

Share Button

San Luis Río Colorado, Sonora.- Charles de Gaulle había sido General y héroe de la Segunda Guerra Mundial, ahora era el Presidente de Francia, ya había platicado con su Primer Ministro Georges Pompidou y también con el líder del Partido Socialista Francés, ambos le recomendaron convocar a elecciones.

La recomendación se daba porque lo que había empezado como una manifestación de estudiantes reprimida por la policía, se había convertido en una huelga de estudiantes y nueve millones de trabajadores extendida por toda Francia, que además recibía el apoyo de intelectuales como Jean-Paul Sartre y Raymond Aron.

Estaban nada más y nada menos que ante el “mayo francés” o el “mayo de 1968”, que tanta influencia tuvo en otros movimientos estudiantiles, como en México, en ese año.

Seamos realistas, pidamos lo imposible”, decían los inconformes.

Al Presidente no le gustaron las sugerencias de ir a elecciones y mandó llamar al General Charles Massu, encargado de las fuerzas armadas de Francia, se entrevistaron y al terminar la plática el General Massu fue contundente con su respuesta, “el ejército francés no atacará jamás al pueblo francés”.

Entiendo a la gente que no le gusta la historia, en México queda junto con las matemáticas en último lugar en cuanto a gustos de evaluación y pareciera que aquel que estudia historia, (fuera de los historiadores profesionales), lo hace sólo por hobby o por pedantería, no necesariamente es así.

La historia tiene una amplia aplicación en el ámbito de las ciencias sociales, pero sobre todo, debiera ser muy tomada en cuenta a la hora de decidir por los gobernantes. Muchas de las situaciones que viven los gobiernos, ya encuentran precedentes en la historia.

El Presidente Trump, en recientes fechas dijo que utilizará el ejército de los Estados Unidos, para “disolver” las manifestaciones ocasionadas por el homicidio de George Floyd, al ser arrestado por la policía.

El gobierno de Díaz Ordaz en 1968, Echeverría en 1971, también hicieron lo propio aquí en México. Malas decisiones, la historia los tiene como corrientes represores.

La legitimidad derivada de la soberanía del pueblo y transferida al Gobierno, no llega al punto de que nuestros representantes puedan hacer con nosotros lo que quieran, hay dos cosas que debieran tomarse en cuenta en decisión de autoridad, los derechos humanos y la historia, que a veces da muy buenos precedentes.

El Presidente Charles de Gaulle tuvo que someterse a las elecciones y ganó. A diferencia de lo que pasó en México, no es recordado como un vulgar represor.

Fuerte imagen de puma que fue atropellado y murió en Sonora

Entrada anterior

Sanitizan dependencias municipales

Siguiente entrada

También te puede interesar

Más en Opinión

Comentarios

Los comentarios están cerrados.